miércoles, 21 de mayo de 2008

Lluvia de Santa Teresita del Niño Jesús

La devoción a Santa Teresita del Niño Jesús se ha difundido de una manera impresionante a través de toda la Iglesia. Durante su corta vida, Teresita no sobresalió por encima de las otras monjas del convento de carmelitas en Lisieux. pero inmediatamente después de su muerte, muchos milagros y favores fueron concedidos a través de su intercesión. La santa cumplió la promesa de hacer caer una lluvia de rosas después de su muerte, es decir, una lluvia de beneficios hacia todos los que la invocan.

A su paso por cientos de localidades hispanas, Santa Teresita ha sido agasajada con miles de pétalos de rosas sobre su relicario recordando la continua bendición de Dios a los hombres.


LLUVIA DE SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS
-Ha sido, y lo sigue siendo actualmente, el único libro de “Historia de un Alma” en el que se nos describen sus dones y sus virtudes.
-Fueron frases tan sencillas como llenas de amor a Dios; “Soy un alma pequeña, que sólo puede ofrecer cosas pequeñas a nuestro Señor”
-Fue su búsqueda incesante y radical: “quiero buscar un camino nuevo hacia el cielo, muy corto, muy recto, un pequeño sendero...”
-Es pedir el don de la oración: “para mí rezar es levantar los ojos al cielo, es elevar el corazón”

LLUVIA DE SANTA TERESITA DEL NIÑO JESUS
-Es su intercesión para alcanzar a Dios cuando nos recuerda: “Estamos en la era de los inventos. Me gustaría encontrar un elevador para ascender hasta Jesús”.
-Es su humildad ante tanta arrogancia nuestra: “Soy demasiado pequeña para subir los empinados escalones de la perfección..”
-Es su confianza ciega en Dios: “Nunca he dado a Dios más que amor y El me pagará con amor”.
-Es contemplar y fraguar el amor de Dios en la tierra: “Pasaré mi cielo haciendo el bien sobre la tierra”
-Es volver a ser de nuevo niños: “Mi camino es el camino de mi infancia espiritual, el camino de la confianza y de la entrega absoluta”.
-Es servir en lo cotidiano. Es conservar la ingenuidad que –el día a día- nos hace perder.
-Es recuperar el sentido del humor cuando nos asolan tantas dificultades (en cierta ocasión cuando le amonestaron ella cerró los oídos creyendo así oir música celestial).

Lluvia de rosas de Santa Teresita es, en definitiva, llevar la belleza de Dios a toda nuestra existencia.
Hoy, como ayer, Teresita del Niño Jesús – no nos quepa la menor duda- sigue dejando caer su lluvia de rosas, y todos los que prudentemente recogemos sus pétalos nos sentimos llamados a descubrir el amor inmenso que Dios nos tiene.
Padre Javier Leoz

8 comentarios:

Mary dijo...

MIS AMADAS HERMANAS.

COMO SIEMPRE EL RELATO ES EDUCATIVO Y HERMOSO.

GRACIAS POR PASAR POR I LUGAR Y TAMBIEN POR HACER EL ENLACE ME SIENTO MUY HALAGADA¡

PODRIAN CONTAR ALGO DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMELO?
UN BESO GRANDE Y UN ABRAZO EN CRISTO PARA LAS DOS.

JAVI DE JAEN dijo...

Que necesaria es esa lluvia...
Un saludo.

El Ceremoniero dijo...

Saludos, que Dios les bendiga. De verdad que son hermosos y profundos los pensamientos de Santa Teresita del Nino Jesús. me quede con este: “Pasaré mi cielo haciendo el bien sobre la tierra”.
Dios les cuide...

Oscár dijo...

muy bello, hermosa la Lluvia....

Alter ego (el otro yo) dijo...

Hola queridas Hermanas,Teresita cumplió con las reglas y deberes de los carmelitas.Santa muy querida por todos.Dios os bendiga a todos uds.

Hada Saltarina dijo...

Hola Tere y Sari!

Os invito a pasaros por mi blog y recoger un regalito que os he dejado allí.

Un abrazo

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Mary, muy prontito pondremos algo sobre Ntra. Sra. del Carmelo

Javi tenes razon, es un regalo grande.

Ceremoniero, es hermoso saber que esta junto a nosotros.

Oscar, me alegra que te haya gustado.

Si Alter, ademas de seguir lo que creia era la voluntad de Dios para ella.

Gracias hada por el regalito

Relatos dijo...

Precioso post. Me encantó.

Saludos,
Mariana

Gracias.