miércoles, 24 de octubre de 2007

Padre Maria-Eugenio del Niño Jesus

Es difícil condensar en unas líneas el pensamiento del padre María-Eugenio, profundamente marcado por su vocación sacerdotal y carmelitana, por su gran amor a la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo, y su gran amor a la Orden del Carmen, entendida como una gran familia. Familia formada por todos los que le precedieron en el camino, desde el profeta Elías pasando por los Santos Reformadores, Teresa y Juan, hasta los numerosos santos y beatos, algunos de ellos contemporáneos al padre, pero sin olvidar a todas aquellas personas que en la oscuridad y en la monotonía de la vida cotidiana, han vivido o viven de la riqueza doctrinal del Carmelo Teresiano-Sanjuanista. Muy joven descubre a Santa Teresita del Niño Jesús y su camino de infancia espiritual. Este encuentro influirá para siempre en su vida y en sus enseñanzas, proponiendo a todos los que le escuchaban, este camino de confianza y sencillez, abandono del niño en los brazos del Padre, que él mismo ponía en práctica. "Reza mucho por mí para que sea como sor Teresa, la cosa de Dios, para que pueda hacer de mí lo que quiera....pide para mí esta conformidad completa con su voluntad.

- "La primacía de Dios, el Dios trascendente y a la vez cercano, es uno de los ejes de su espiritualidad. La unión con Dios es el fin de toda vida espiritual. Convencido de ello, conducía por el camino de la contemplación a todas aquellas personas que se le acercaban. "Mi misión es teologal. Estoy hecho para llevar las almas a Dios, a la unión con Dios." Ante los derechos de Dios nada le paraba.

- Hombre de fe, hombre de oración. Su fidelidad a este ejercicio de fe que es la oración le acompañará siempre. "La oración es como el sol y el centro de todas las ocupaciones del día. Por la noche, tengo la impresión de que es lo único importante que he hecho durante el día." También, insistía mucho en la oración comunitaria, en la oración apostólica y misionera, en la llamada a todos, religiosos y laicos a entablar este trato de amistad con Dios. "La oración es el acto cristiano por excelencia, es la preparación de nuestra eternidad."

- Hombre de contrastes, el padre María-Eugenio era un gran contemplativo, pero también un gran activo. Para él ambos movimientos estaban estrechamente unidos. Al final de su vida, insistió sobre esto a los miembros del Instituto Notre Dame de Vie, diciéndoles: "Acción y contemplación bien unidas". "Contemplación y apostolado se hallan vinculados entre sí, se funden y completan felizmente. Son dos aspectos de un todo armonioso, dos manifestaciones de una vida profunda."

- A lo largo de toda su doctrina, se trasluce el deseo de identificación con Cristo, Verbo encarnado, único Mediador entre Dios y nosotros. Este camino hacia la unión con Jesucristo, hacia la plenitud del amor, nos introduce en el misterio del Cristo Total, de la Iglesia. "El apóstol identificado con Cristo, ora con Él, inmerso en la luz que recibe. Y esta luz le ilumina acerca de su tiempo, le muestra la Iglesia eterna y la Iglesia de su tiempo". El padre María-Eugenio, hijo de la Iglesia de su tiempo y movido por el Espíritu, fue precursor del Concilio Vaticano II, con sus enseñanzas relativas a la llamada universal a la santidad, al papel de la mujer y al compromiso de los laicos.

- El padre María-Eugenio quería que sus hijos fueran hijos del Espíritu y de la Virgen, como lo fue él. Toda su vida fue una entrega total al Espíritu de Amor, siendo un predicador incansable de esta acción y presencia del Espíritu Santo, en las almas, en la Iglesia y en toda la historia."Es muy probable que la gente haya notado que cuando hablo del Espíritu Santo me suelo apasionar con bastante facilidad y que lo llamo amigo mío." Era un educador del amor. Este amor halla su fuente en el Espíritu Santo, el Amor Sustancial y pasa a través de María, Madre de la Vida. La maternidad de María, su fecundidad espiritual estaba en el centro de su contemplación. "Después de Pentecostés, María es plenamente madre, entregada por completo a su gracia maternal, en virtud de la cual ofreció a su Hijo. También nosotros debemos sentirnos envueltos por ese inmenso amor materno...Abandonémoslo todo a este amor cualesquiera que sean las circunstancias en que nos encontremos....Seamos hijos verdaderos de esta Madre de Dios. Él viene a nosotros por medio de ella."
Fuente: Cipecar

4 comentarios:

Catalina de Jesús dijo...

Queridos amigos de la Fraternidad de Argentina:Soy Catalina del carmelo seglar de Madrid y lo primero es darles las gracias por este blog y por enlazar el mio en él.Me ha dado mucha alegria encontrarles en la red, pues el grupo de OCDS es de habla inglesa.Creo que es necesario también que los carmelitas seglares de España y de America tengamos dónde hablar y encontrarnos.Me gustaría estar en contacto con ustedes.Les brindo mi dirección de e-mail ( está en mi perfil del blog) para que me escriban y yo tendré mucho gusto en contestar y también en visitar este blog y dejar comentarios.Un abrazo fuerte desde España, Catalina de Jesús OCDS

Manuel. dijo...

Excelentes materiales los que ha estado publicando este blog en los últimos días, van muy bien. Creo que ayudarán a fomentar el espíritu del Carmelo en los que lo visiten, ofreciéndoles alimento sólido y espiritual
Felicitaciones.
P.Manuel

OCDS Agronomia dijo...

Gracias Catalina por tu comentario, lo que mas deseo es que nos unamos las distintas fraternidades del Carmelo seglar, es por eso que cada vez que encuentro a alguien en la red lo agrego como enlace. Tu Blog me parece maravilloso, me ha gustado y servido muchísimo. Acabo de agregar la dirección de nuestro correo electrónico en la presentación, así también es más fácil el contacto.

Gracias a usted también Padre Manuel. Nos anima a seguir adelante para que nuestra espiritualidad sea mejor conocida y es como si desde Cuba nos estuviera mandando su bendición.

Un abrazo grande a los dos ¡Que grandioso es este medio, mando dos abrazos juntos desde la Argentina uno para España y otro para Cuba!!

Unidos en la Oración,
Teresa de Jesús + y la Eucaristía. OCDS

Seminarista Allan Lopes dijo...

Queridos amigos en JESUCRISTO, pax vobis!

Yo no hablo mui bién en español, nem escribo. Pero leo mui si ninguna dificuldad. Vosotros tienes algún libro digitalizado del P. Maria-Egenio del Niño JESÚS?

LAVS DEO!
+++