domingo, 8 de marzo de 2009

Intercesores modelicos - S. Juan de la Cruz

La intercesión modélica es la que se hace con pocas palabras, con mucho amor al prójimo y confianza en Dios sin límites

Cantico Espiritual A Canciones entre el alma y el esposo.

Cancion No 23

Cuando tú me mirabas,

su gracia en mí tus ojos imprimían;
por eso me adamabas (amar mucho)
y en eso merecían los míos
adorar lo que en ti vían.

(Ver declaración mas abajo )

El mirar de Dios es amar y hacer mercedes” (Cant.19,6). “La mirada de Dios cuatro bienes hace en el alma: limpiarla, agraciarla, enriquecerla y alumbrarla; así como el sol con sus rayos enjuga, calienta, hermosea y resplandece. Y después que Dios pone en el alma estos tres bienes postreros, por cuanto por ellos le es el alma muy agradable, nunca más se acuerda de la fealdad y pecado que antes tenía” (Cántico 33,1).*¿Qué mejor oración que acoger la mirada y el amor de Dios? * ¿Qué mejor intercesión que llevar en el corazón a nuestros seres queridos, a la Iglesia, el mundo..., y dejar que la mirada de Dios se pose sobre ellos con su infinito amor y generosidad?

En el coro de San Damián (Asís) , convento donde vivió y murió Sta. Clara:

Non vox, sed votum - No la voz, sino el deseo,
Non clamor, sed amor - No el clamor, sino el amor
Non cordula, sed cor - No las cuerdas (vocales), sino el corazón
Psalat in aure Dei - Cante al oído de Dios.
Lingua consonet menti - Concuerde la lengua con la mente
et mens consonet cum Deo - Y la mente con Dios.



DECLARACIÓN


1 Es propiedad del amor perfecto no querer admitir ni tomar nada para sí ni atribuirse a sí nada, sino todo al Amado; que esto aun en los amores bajos lo hay, cuánto más en el de Dios donde tanto obliga la razón. Y, por tanto, porque en las dos canciones pasadas parece se atribuía a sí alguna cosa la esposa, tal como decir: que haría ella juntamente con el Esposo las guirnaldas, y que se tejerían con el cabello de ella (lo cual es obra no de poco momento y estima), y después decir y gloriarse que el Esposo se había prendado en su cabello y llagado en su ojo (en lo cual también parece atribuirse a sí misma gran merecimiento), quiere ahora en la presente canción declarar su intención y deshacer el engaño que en esto se puede entender, con cuidado y temor no se le atribuya a ella algún valor y merecimiento, y por eso se le atribuya a Dios menos de lo que se le debe y ella desea. Atribuyéndolo todo a él y regraciándoselo juntamente, le dice que la causa de prendarse él del cabello de su amor y llagarse del ojo de su fe, fue por haber él héchola merced de mirarla con amor, en lo cual la hizo graciosa y agradable a sí mismo; y que, por esa gracia y valor que de él recibió, mereció su amor, y tener valor ella en sí para adorar agradablemente a su Amado y hacer obras dignas de su gracia y amor.Síguese el verso:

Cuando tú me mirabas,


2 es a saber, con afecto de amor (porque ya dijimos que el mirar de Dios aquí es amar),

su gracia en mí tus ojos imprimían.

3 Por los ojos del Esposo entiende aquí su Divinidad misericordiosa, la cual, inclinándose al alma con misericordia, imprime e infunde en ella su amor y gracia, con que la hermosea y levanta tanto, que la hace consorte de la misma Divinidad. Y dice el alma, viendo la dignidad y alteza en que Dios la ha puesto:

Por eso me adamabas.

4 Adamar es amar mucho, es más que amar simplemente; es como amar duplicadamente, esto es, por dos títulos o causas. Y así, en este verso da a entender el alma los dos motivos y causas del amor que él tiene a ella; por los cuales no sólo la amaba prendado en su cabello, mas que la adamaba llagado en su ojo.

Y la causa por que él la adamó de esta manera tan estrecha, dice ella en este verso que era porque él quiso con mirarla darla gracia para agradarse de ella, dándole el amor de su cabello, y formándola con su caridad la fe de su ojo. Y así dice: Por eso me adamabas; porque poner Dios en el alma su gracia es hacerla digna y capaz de su amor. Y así, es tanto como decir: porque habías puesto en mí tu gracia, que eran prendas dignas de tu amor, por eso me adamabas, esto es, por eso me dabas más gracia. Esto es lo que dice san Juan (Jn 1, 16) que dat gratiam pro gratia, que quiere decir: Da gracia por la gracia que ha dado, que es dar más gracia; porque sin su gracia no se puede merecer su gracia.


5 Es de notar, para inteligencia de esto, que Dios, así como no ama cosa fuera de sí, así ninguna cosa ama más bajamente que a sí, porque todo lo ama por sí, y el amor tiene la razón del fin; y así, no ama las cosas por lo que ellas son en sí. De donde amar Dios al alma es meterla en cierta manera en sí mismo, igualándola consigo, y así ama al alma en sí consigo con el mismo amor que él se ama; y por eso en cada obra merece el alma amor de Dios, porque, puesta en esta gracia y alteza, merece al mismo Dios en cada obra. Y por eso, se sigue en estotro verso:

Y en eso merecían.

6 En ese favor y gracia que los ojos de tu misericordia me hicieron de levantarme a tu amor, tuvieron valor y merecieron,

los míos adorar lo que en ti vían.

7 Es tanto como decir: las potencias de mi alma, Esposo mío, merecieron levantarse a mirarte, que antes con la miseria de su baja obra y caudal estaban caídas y bajas (porque poder mirar el alma a Dios es hacer obras en gracia de Dios) y ya merecían los ojos del alma en el adorar, porque adoraban en gracia de su Dios; adoraban lo que ya en él veían, alumbrados y levantados con su gracia y favor, lo cual antes no veían por su ceguera y bajeza. ¿Qué era, pues, lo que ya veían? Veían grandeza de virtudes, abundancia de suavidad, bondad inmensa, amor y misericordia en él, beneficios innumerables que de él había recibido, ahora estando en gracia, ahora cuando no lo estaba; todo esto merecían ya adorar con merecimiento los ojos del alma, porque ya estaban graciosos; lo cual antes no sólo no merecían adorarlo ni verlo, pero ni aun considerarlo, porque es grande la rudeza y ceguera del alma que está sin gracia.

4 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Sí, Tere, en el Amor está el reconocimiento al Amado que es quien te engrandece. Un gran abrazo

MARISELA dijo...

Es una bella forma de explicar ese poema. San Juan era un hombre culto y, a veces, hay palabras o expresiones difíciles de desglosar. Tú nos traes una forma simple de entender el gran amor por Dios que tenía este santo.
Felíz Día Internacional de la Mujer.
Que Dios te bendiga.

PARROQUIA SAN ANDRES APOSTOL TORRES ZARAGOZA dijo...

hola que tal me parece buenisimo todo lo que viene de teresa hasta el nombre que escucho a veces en la calle me produce cierta ternura porque sus palabras son tan fundanytes para cada persona que lo lee

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Hola Hadita, gracias por pasar por aca.

Hola Marisela. Si, Sta Teresa y San Juan hablaban un castellano antiguo dificil, y lo que intento es ver la manera de acercarlos a todos de una forma mas comprensible,. espero poder lograrlo con la misma ayuda de ellos.

Gracias por tu compartir y visita. Los estare visitando ya que todos nos alimentamos de todos espieitualmente.

Un abrazo, Teresa