domingo, 1 de marzo de 2009

Con madera de santo

Tradicionalmente se ha reconocido en el refranero popular una alta dosis de sabiduría acumulada por la experiencia. Por esto cuando se dice de alguien que “tiene madera para algo” es porque se le reconoce que tiene capacidades y disposición para algo. “No tiene madera “se entiende de alguien que es negligente, perezoso o no quiere disponerse a una determinada tarea.

En la madera se reconoce también un material noble que permite edificar, labrar, esculpir y tallar verdaderas obras maestras. En manos de Dios, verdadero Artesano y Maestro nuestro frágil barro se torna “material de santidad”; aquellos que “tienen madera para santos” se han dejado pulir, tallar y quebrantar en el silencio y la soledad de sus vidas generalmente ocultas.

Santos grandes y abundantes hay en el Carmelo Teresiano y de ello dan fe Teresa de Lisieux, Teresa Benedicta de la Cruz, Teresa de los Andes, Isabel de la Trinidad, Rafael Kalinowski, Lorenzo del Resucitado y tantos otros frailes, monjas y laicos que calladamente se gastan y desgastan al servicio del Dios Amigo, y por amor a Él, al servicio de los prójimos.

Madera de santos bañada en sangre nos mostraron los mártires carmelitas recientemente
beatificados en Roma. Dice también otro refrán: “de tal palo tal astilla”. No podían ser inferiores los hijos de TERESA y de JUAN, venerados y venerables Padres del Carmelo. Bajo su sombra y guiados por su ejemplo todos los carmelitas estamos llamados a ser santos para la gloria de Dios Uno y Trino. La gracia de nuestro bautismo y la fuerza del Espíritu Santo constituyen nuestra madera para ser santos y santas de la humanidad, de la Iglesia y del Carmelo. ¡Dejémonos
labrar por el carpintero divino!

Beatriz Molina , Casa Teresiana de oración ocd.



5 comentarios:

MARISELA dijo...

Tiene mucha razón, hermana: la sabiduría popular marca una pautas que , generalmente, están llenas de razón. Así cuando decimos tiene o no tiene madera, realmente estamos relacionándolo con los ejemplos de santidad que son innumerables. Puede que la frase provenga precisamente de que los santos, con mucho trabajo, nadie puede negarlo,dejaron que el gran carpintero les tallara, les modelara, les hiciera a su semejanza.
Saludos y que tenga una intensa Cuaresma.

luispdzp dijo...

Todos tenemos derecho para ser santas y santos, sòlo debemos abrir nuestro corazón a Crtis, Jesús y dejarnos llenar por su gracia.

Dios te cuide hermanita, espero que éstes bien en tu nuevo sitio.

Te sigo leyendo.

Addalina dijo...

Querida...
Un deleite al corazón leer este blog.
Lo que necesito, justamente.
Un abrazo fuerte y que Dios bendiga esas benditas manos y corazón.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Casualmente he escrito hace días un artículo sobre el trabajo artesanal de un amigo, Sergio, sobre madera: yosoycreyentecatolico.blogspot.com/2009/02/mi-articulo-200-es-el-canto-mi-tierra.html
He incluido en el mismo unas fotografías, para mí, hermosas de mi tierra. El post anterior, el 199, en el mismo blog detalla la labor de Sergio.
Sergio es una persona entregada a su obra y, por nada del mundo, la comercializa. No persigue el dinero, sólo transmitir su arte. Estoy tratando, también, que derive su arte a plasmar la vida religiosa de la isla. Al mismo tiempo creo que Sergio sería un cristiano, encontrado con el SEÑOR, de los que dan la talla.
Aprovecho pedir oraciones para que el SEÑOR derrame su Gracia y le muestre su amor a fin de que Sergio le responda. Te invito a ver su obra.
Un abrazo en CRISTO.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Gracias Marisela., que hermosa reflexion nos has dejado.

Hola Luis, tenes razon, solo debemos abrirnos a la posibilidad de la santidad. Querer es poder.

Gracias Addalina.Es un regaloque dios te hace a vos.

Hola Salvador. Estuve leyendolo que escribiste sobre tu amigo el que talla madera, y es increible. Le pedire a dios por el en mis oraciones, para que el dia menos esperado su corazon se abra por completo hacia El.

Que Dios los bendiga a Todos.Teresa