martes, 3 de febrero de 2009

"Iconografía y Arte Carmelitano" Virgen del Carmen

CUATRO IMÁGENES DE LA ICONOGRAFÍA CARMELITANA
2ª imagen: Virgen del Carmen
La dedicación de la Orden a María, a quien se considera "Caput Carmeli" y "Decor Carmeli" lleva consigo la exaltación de la Virgen del Carmen por el arte carmelitano, que la glorifica en numerosas obras (9).

Iconográficamente se representa a María como Madre, llevando en brazos al Niño Jesús y portando la Virgen el escapulario, símbolo del hábito carmelitano y de la salvación eterna, y cubierta por un manto que simboliza la protección de María a la Orden.
Un ejemplo es esta escultura situada en la hornacina principal del retablo mayor, en el convento de San José de Carmelitas descalzas de Antequera (Málaga), de autor desconocido y realizada en el s. XVII (10).

Es una imagen de gran belleza que repite el modelo iconográfico característico: Virgen joven con el Niño en brazos. El Niño es un modelo prototípico del momento: rostro regordete como las manos y pies, pelo rizado, frente despejada y que sostiene en una mano la bola del mundo y la otra en actitud de bendecir.

La Virgen de rostro sereno y de finísimas facciones, extiende el brazo derecho llevando en la mano el escapulario y sosteniendo el cetro. La rodilla izquierda levemente doblada, hace recaer el peso sobre la pierna derecha produciendo una curvatura a este lado del cuerpo, a la altura de las caderas, que rompe un poco la estaticidad de la figura, ya que por el tratamiento de los pliegues, la rigidez y manierismo en la forma de recoger el manto en la cintura da un sentido de pesadez al conjunto.

Vestida con túnica marrón y escapulario, decorado con incisiones doradas, como corresponde a la patrona del Carmelo, y envuelta por un amplio manto blanco adornado con flores, el cual, por su decoración con picado rameado, contraste entre los colores rojos y azules, los claveles abiertos y los adornos de rocalla, nos hablan de que la imagen pudiera estar repintada en el s. XVIII. Cubre la cabeza con un fino velo dorado de menudo plegado que le cruza bajo el cuello.
M.ª Dolores Mármol Marín

NOTAS
(9) Fernando Moreno Cuadrado en Catálogo Exposición Iconografía..., p. 22.
(10) M.ª Ángeles Raya Raya en Catálogo Exposición Iconografía..., p. 46.

Próximo Post: Sta. Teresa de Jesús

5 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Nuestra Señora es siempre bella.

Cariños

JAVI DE JAEN dijo...

Gracias por instruirnos...
Pasaba a saludarte.
Espero impaciente tu próximo post sobre Teresa de Jesús.

Hada Saltarina dijo...

Me encanta la Virgen del Carmen, qué quieres que te diga. La veo protectora, amorosa y poderosa... llena de ternura... Y ese Niño más poderoso que cualquier elemento... Bonito muy bonito. Besos

SB dijo...

Te saludo y me alegro por tan lindo blog al resaltar el espíritu del Carmelo.

Me gusta esa frase : " En cuanto a mí, no conozco otro medio más que el amor " (Santa Teresita de Lisieux )

Paz y Bien !!!!
SB

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Gracias Abue, tenes razon, no hay mujer mas bella que Nuestra Señora.

Un abrazo grande Javi.

Hada que la Virgen de Carmen te proteja siempre y no se aparte de tu lado.

SB, Frase hermosisima de Sta. Teresita del niño Jesus. Que el Señor nos conceda alguna vez poder decirlas como ella.

Un nabrazo a todos, Teresa