sábado, 29 de noviembre de 2008

Disponer el camino del Señor - Adviento -

Adviento camino hacia el encuentro con la ternura de Dios
¡Ven, no tardes tanto!
La palabra adviento significa: “esperar al que viene pronto”, “prepararse para recibir al que ya llega”.

Y como iglesia nosotros esperamos la llegada del Señor Jesús; una espera
paciente y ansiosa, gozosa y expectante, acogedora y vigilante. Sí, vigilante,
porque el alma es como el centinela que espera atenta a que llegue el
Esposo para salir a recibirlo; “llegará el Amor la noche que el venga, Jesús es su nombre, festín su presencia, vendrás y ya vienes, te sentimos cerca”.

La Beata Isabel de la Trinidad nos dice que “el adviento es el tiempo más apto para las almas interiores, que viven en el fondo de si mismas a la espera del gran misterio”. Junto con la espera debe crecer el deseo de disponer el camino del Señor en lo íntimo de nuestro ser, mirar dentro de nosotros y descubrir nuestra fragilidad y la gran necesidad que tenemos de Él, de elevar al cielo nuestro ruego y decir: “acaba, Señor, al que has de enviar envía”, y así podremos contemplar el lucero radiante de la mañana brillando en nuestros días.

Al esperado y deseado, al que es la Palabra, debemos escucharle en el silencio de la oración y en lo secreto del corazón; pidámosle tenga a bien, recrearse en él y hacer de nosotros “un adviento que prepare su encarnación en las almas”.

El Espíritu y la esposa dicen: Ven, Señor; quien lo oiga diga: ven, Señor Jesús.
Marana-tha, ¡VEN que te esperamos!

Hmna. Mari Sol de la Eucaristía, ocd
Monasterio de San José – Medellín

3 comentarios:

MARISELA dijo...

Es precioso!!No se puede explicar mejor ni tan sencillo.Estos días son para eso:escarbar en el corazón, limpiarlo de polvo y pajas y abrillantarlo para que pase el Señor y lo vea listo, limpio para que Él escriba lo que desee de nosotros. ¡Ojalá siempre estuviésemos así!
Un beso y mañana ¡feliz Eucaristía!

luispdzp dijo...

Hoy empezamos otro tiempo de penitencia, al igual que cuaresma estamos vigilantes por lo que va a suceder, en este tiempo de Adviento estaremos pendiente de la llegado del envíado de Dios, y como bien dices, hay que esperarlo con mucha paciencia y esperanza.

Dios te cuide.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Maricela y Luis lo mas importante es abrir el corazon, dejarlo entrar que el se encargara del resto.

Que en esta Navidad encuentre ese lugar en cada uno para nacer. Besos