jueves, 17 de julio de 2008

La pequeña parábola del silencio

"¿Qué aprendes en tu vida de silencio?". Preguntó el caminante a un monje. El monje, que en aquel momento estaba sacando agua de un pozo, le respondió: "Mira al fondo del pozo. ¿Qué ves?". El caminante obedeció la propuesta del solitario, y se asomó curioso al brocal del pozo. Después de observar bien respondió: "Sólo veo un poco de agua revuelta".

"Detente un instante en tu camino, hermano, -le dijo el monje- contempla silencioso y sereno el cielo y las montañas que rodean nuestro monasterio, y espera... ".

Tanto el monje como el caminante se entretuvieron contemplando en silencio durante un tiempo, que no se hizo largo, la belleza deslumbrante del entorno. El sol levante destacaba el perfil de las montañas en el fondo azul intenso del cielo.

"Hermano... vuelve ahora a mirar el pozo y dime: Qué ves?". "Ahora veo mi rostro reflejado en el espejo que me ofrece la serenidad del agua", contestó el caminante.

"Esto es, hermano, lo que yo aprendo en mi vida de silencio. Comencé reconociendo mi rostro reflejado en las aguas remansadas del pozo cada vez que me acercaba para llenar mi cántaro de agua. Después, poco a poco, fui descubriendo lo que hay más abajo de la superficie, hasta llegaba a entrever las pequeñas hiervas que crecen junto a las paredes excavadas al construir el pozo. Y en los días en los que la orientación de la luz del sol me lo permitía, y el agua estaba especialmente cristalina, llegué a ver las piedras del fondo y hasta los restos de un cántaro roto y olvidado que había caído hace años y quedó allí.

Me preguntabas qué aprendía en el silencio. Esta es mi respuesta: quiero descubrir la profundidad de mi alma, el rincón más hondo de mi corazón, y de mi propia vida. Vine al monasterio buscando a Dios, porque sabía que Él me envolvía con su presencia. Y cada vez voy comprobando con más claridad que Dios también está en lo más profundo del pozo, como alma que da sentido y color, luz y vida a todo aquel que se asoma al interior del propio pozo con el deseo de buscarlo".

6 comentarios:

Alter ego (el otro yo) dijo...

Ante todo mis disculpas por la tardanza,pero ese tiempo que me hostiga no hay quien lo pare.

Vengo a daros las gracias por vuestras oraciones,Estrella vá mejorando débil a consecuencia de la quimioterapia pero con mejoría.Gracias hermanas.

Como uds.sabran me he comprado una moto mañana domingo voy a misa padre Jaime me la bendicirá y aprovecharé para hacer unas oraciones pensando en uds.

mis saludos cordiales.

Mary dijo...

Mis queridas si tiene un tiempeito me gustaria que pasen por mi rincon, tengo algo que comunicarles.
besos.

Silvia dijo...

Hola a las dos!!

Perdon por no dejar comentario seguido, es por mi poco tiempo....pero siempre las visito!!

Con alegría me lleve el regalo, la rosa de Santa Teresita, muchísimas gracias...Está hermoso.

Al fín publique la bendición de Isabel de la Trinidad, en mi lugar!!
Me llevé la imágen también!!
Ustedes me dirán si está bien así?
Creo... podré seguir tomando lo que me guste?

Les tomé mucho cariño y me encanta este lugacito, se siente mucha paz y amor!!

Un abrzo enorme!! Silvia

Vivi dijo...

Muy bella historia... y que dificil es ir mar adentro de nuestra alma... donde Dios nos espera... pero creo que es un viaje que vale la pena y comparto en que es a traves del silecio, escuchando esa voz que sale de adentro... la voz de nuestra alma!!!

Ademas quiero agradecerles las oraciones por nuestro sueño!! Las valoramos muchisimo!!

Un abrazo!

Silvia dijo...

Hola!! Estoy por aquí!!
recién me doy cuenta que dejé en esta entrada el agradecimiento del regalito de la rosa..
Yo sabia que en algún lado habia escrito... me rio sola.
Y...pido disculpas mi torpeza..que puse La bendición de Isabel en vez de poner como se debe Santa Isabel Mil disculpas....

Abrazos para las dos!! Silvia

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Asi que en moto !Muy bueno! gracias por tus oraciones y que tu Angel de la guarda te cuide en la moto.

Hola Mary, para alla iremos.

Hola Silvia, Gracias por pasar. Un abrazo muy grande.

Hola Vivi, espero algun dia pronto recibir la noticia de que estan en Australia!!!! Seguimos rezando.

Bendiciones y mucha paz a todo.