lunes, 3 de marzo de 2008

Cuaresma primera morada del castillo interior 2ª parte

VISITANDO EL CASTILLO INTERIOR
CON SANTA TERESA DE JESÚS
1ra parte publicada el 8 de febrero del 2008


CONOCIÉNDOME A MI MISMA EN MI GRANDEZA Y EN MI MISERIA

CUENTO:

Hace ya mucho tiempo, en una tierra muy lejana, vivía un caballero que pensaba que era bueno, generoso y amoroso. Hacía todo lo que suelen hacer los caballeros buenos, generosos y amorosos.
Mientras cabalgaba en solitario a través de los bosques, el caballero se dio cuenta de que había muchas cosas que no sabía. Siempre había pensado que era muy listo, pero no se sentía listo ahora, intentando sobrevivir en los bosques.

Abandonado a su suerte, el caballero asomó la cabeza con precaución por la puerta de un castillo. Las rodillas le temblaban ligeramente, por lo que producía un ruido metálico a causa de su armadura. Como no quería parecer una gallina frente a una paloma, reunió fuerzas y entró valientemente, cerrando la puerta a sus espaldas.

Por un momento deseó no haber dejado atrás su espada, pero Merlín, un mago, le había prometido que no tendría que matar dragones, y el caballero confiaba plenamente en él.

Entró en la enorme antesala del castillo y miró a su alrededor. Sólo vio el fuego que ardía en una enorme chimenea de piedra en uno de los muros y tres alfombras en el suelo. Se sentó en la alfombra más cercana al fuego.

El caballero pronto se dio cuenta de dos cosas: primero, parecía no haber ninguna puerta que lo condujera fuera de la habitación, hacia otras áreas del castillo. Segundo, había un extraordinario y aterrador silencio. Se sobresaltó al notar que el fuego ni siquiera chasqueaba. El caballero pensaba que su castillo era silencioso, especialmente en las épocas en las que Julieta, su mujer, no le hablaba durante días, pero aquello no era nada comparado con esto. El Castillo del Silencio hacia honor a su nombre, pensó. Jamás en su vida se había sentido tan solo.
De repente, el caballero se sobresaltó por el sonido de una voz familiar a sus espaldas.
- Hola, caballero.

El caballero se giró y se sorprendió al ver al rey aproximarse desde una esquina lejana de la habitación.

- ¡Rey! –dijo con la voz entrecortada-. Ni siquiera os había visto. ¿Qué estáis haciendo aquí?

- Lo mismo que vos, caballero: buscando la puerta.

El caballero miró a su alrededor otra vez.

- No veo ninguna puerta.

Uno no puede ver realmente hasta que comprende –dijo el rey-. Cuando comprendáis lo que hay en esta habitación, podréis ver la puerta que conduce a la siguiente.

TEXTO:
Somos un retrato de Cristo. Si alguien quiere saber quién es tiene que mirar a Cristo. Si alguien quiere saber quien es Cristo, tiene que buscarlo en lo hondo de su alma. Somos una pintura de Cristo. Solo si queremos nos vemos reflejados en ese espejo, o muy “claro cristal”, pues podemos “considerar nuestra alma como un castillo todo de un diamante o muy claro cristal adonde hay muchos aposentos, así como en el cielo hay muchas moradas; que, si bien lo consideramos, no es otra cosa el alma del justo sino un paraíso donde dice él tiene sus deleites. Pues, ¿qué tal os parece que será el aposento adonde un Rey tan poderoso, tan sabio, tan limpio, tan lleno de todos los bienes se deleita?” (M1, 1, 1)

10 comentarios:

Manuel. dijo...

Saludos. Aunque no tengo mucho tiempo para dejar comentarios sigo con atención cada entrada, y me aprovecho mucho de ellas para mi oración cotidiana. Felicitaciones porque consigues mantener la identidad con el espíritu del Carmelo, y hacerlo muy bien, con sustancia. Que esta Cuaresma sea provechosa para tí. Dios te bendiga: P.Manuel.

Jimena dijo...

Hola Teresa! Gracias por el comentario en mi blog. Realmente me alegra mucho poder encontrar en este mundo virtual gente como vos, y como tantos que vivimos la fe y tratamos de evangelizar también estos espacios!
Gracias por tu cuento tan sencillo y reflexivo al mismo tiempo!
Qué linda tus palabras sobre mi noviazgo realmente lo vivo como un regalo de Dios!
Nos estamos "leyendo", un abrazo en Cristo
JIME

luispdzp dijo...

Hermanas las felicito por su blog, me encanto la historia que colocaron, y que pasen una Feliz Cauresma. Que Dios y la Virgen la sigan iluminando.

M. Jose dijo...

Me sumo a las felicitaciones que os hace el P.Manuel sobre tu labor en el blog. Santa Teresa es mí maestra en la oración...
Un saludo
Jose

Alter ego (el otro yo) dijo...

Ahora que uds.han este post de "caballeros"estoy leyendo "Caballeros de la Vera Santa Cruz" me gusta la historia de los caballeros de la orden del temple.Saludos Hermanas

jose daniel: el amor viene de Dios dijo...

hola como estan interesante su blogger hermanas soy seminarista de venzuela, edo zulia maracaibo que bien hermanas oren por las vocaciones sacerdotales que dios las bendigan y a trabajar por cristo, los carmelitas su espiritualidad me gusta mucho.

jose daniel: el amor viene de Dios dijo...

hola hermanas como estan espero que bien, buena su publicacion a vivir la cuaresma con constancia y vivir sienpre en la oracion, saludos

Laura de Nava dijo...

"El encuentro del hombre con el hombre, es un encuentro con Dios" El es nuestra verdadera escencia como bien han publicado. Unidas en la oración y nuestros corazones junto a los te nuestros santos carmelitas. Un abrazo. Sólo Dios basta.

Alter ego (el otro yo) dijo...

Hola Hermanas,reciban mi cordial saludo.Ya queda poquito tiempo para recibir la Semana Santa.Estan uds.en mis otraciones.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Gracias a todos por dejar sus comentarios. Estuve unos dias de vacaciones en la costa Argentina, aproveche para descansar y encontrarme con Dios contemplando el mar, la quietud de la noche, estuve en un lugar tranquilo y muy bonito. Los tengo a todos en mis oraciones.

Que el Señor los bendiga y sigamos viviendo este tiempo de cuaresma con mucha profundidad.

Todavia estoy de vacaciones asi queen estos dias pasare a visitarlos.