viernes, 11 de enero de 2008

Teresa y los medios de comunicación

Crece el amor al comunicarse

Final del siglo XX: se acabaron las distancias. Se anularon las fronteras. Hoy el Internet es una carretera abierta, directa, con capacidad de llegar con rapidez a todo el mundo.


Y los escritos de Santa Teresa forman parte de esta maravilla.

Es posible navegar por el espacio cibernético y encontrarnos con el "Libro de la Vida", "El Camino de Perfección", "Las Moradas", ... No sabemos si el mejor símbolo para profundizar en la capacidad de comunicación que tuvo Teresa de Jesús, sea el radar, el modem, el telenet. Lo que sí es un hecho es que su espíritu no tuvo aduanas ni fronteras.

Comunicarse para una mujer no es problema de oratoria. La fuerza del lenguaje femenino está en los sentimientos, los afectos, el corazón. Los escritos de Teresa de Jesús son netamente femeninos, nacen de su corazón y llegan al corazón de quien la lee detenidamente. Por eso es impresionante comprobar cómo han sido traducidos a más de diez idiomas.

Creemos que su espíritu está más presente que en su tiempo; sus sandalias ya han pisado muchos monitores y esta santa andariega, inquieta, ha conocido el pasword, el Yahoo, el Alta Vista, es decir, los programas de Internet que nos ayudan a tener acceso a un mundo impresionante de información. Se ha servido de la computadora como de una nueva ventana para animarnos, para repetirnos con nueva fuerza: «nada te turbe, todo se pasa ... sólo Dios basta».

Caliento el corazón con «El Brasero»...

Cada maestrillo tiene su librillo y cada sacerdote, su modo peculiar de celebrar la Eucaristía. Sucedió que el P. Yangu contemporáneo de Santa Teresa, hizo con toda sencillez esta confesión: «Cuando quiero preparar bien la Eucaristía, busco momento de oración, hago silencio y tomo El Brasero, que así le llamo al Libro de la Vida, ya que leerlo, es calentarme interiormente.»

Hay otro sacerdote que intuyó como nadie el valor de los escritos teresianos. Por supuesto, estamos hablando de San Enrique de Ossó. El afirmaba con mucha fuerza: «un mundo que postrado a los pies de la Virgen, lea con entusiasmo a Teresa, no podrá ser sino un mundo de santos.»
Periodismo sin periódicos


En el siglo XVI la información era un lujo, muy pocas personas tenían acceso a las noticias. Por eso sorprende la experiencia de Teresa de Jesús, la cual desde su estilo muy personal, hizo de su vida un servicio incansable de comunicación.

Ella era como un radar, como una antena parabólica a la que llegaban muchos canales. Todos tenían algo que contarle: familiares que llegaban del otro lado del mar, sacerdotes, amigos.

Su espacio de información cada vez le quedaba corto: Ávila, España, Italia, Francia, Portugal, América... Ella a su vez, compartía y enriquecía las noticias que iba recibiendo.

Teresa de Jesús vivió despierta, atenta, consciente del dinamismo histórico del progreso, supo de los problemas de su tiempo, sufría el problema de Lutero, estaba enterada del trabajo de los misioneros, del trato que se les daba a los indios. «Estos indios no me cuestan poco», decía después de haber escuchado las anécdotas de América.

Consideramos con algunos otros autores, que de hecho se ha ganado la credencial de periodista, de comunicóloga. Por algo los periodistas la miran con simpatía y devoción y es patrona de la Federación Nacional de Prensa, en España. Periodista sin periódicos, sin agencias de publicidad, sin radio ni televisión; comunicóloga desde la intuición femenina, desde la inteligencia profunda y concreta. Teresa de Jesús entró al mundo de la noticia y se hizo noticia.
Fuente: Teresa una mujer para la mujer de hoy

2 comentarios:

Jen El dijo...

¿Sabes algo que me duele? Que el castellano antiguo de Teresa, por bello que resulte con el hábito y el estudio sea un impedimento para divulgar sus escritos como se debe en su lengua materna de tal modo que sea mas entendible al lector de otros idiomas pues se traduce con los modismos actuales.

Necesitamos divulgar mas escritos de Teresa "traducidos al castellano" de estos días.

Un abrazo

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Tenes muchisima razon, Conozco gente que no lee sus escritos porque no la entiende, algo similar pasa con San Juan de la Cruz.

Vamos a ver si entre todos podemos comenzar a "traducirla" a nuestro castellano actual.

Gracias!!

Bendiciones para vos y tu familia.