viernes, 18 de enero de 2008

San Enrique Osso 27 de Enero

"De ti Jesús nos viene todo bien, de la unión contigo nace nuestra bienaventuranzay de la confianza en Ti nuestra fortaleza"

«Todo por Jesús. Yo soy tu siervo y te debo en todo obedecer y emplear el tiempo que tenga de vida, mis fuerzas todas y mis talentos sólo en lo que te haya de dar mayor gloria, haciendo tu voluntad. Sí Jesús mío, todo por ti y todo por tu gloria, en vida, en muerte y por toda la eternidad.»

“Jesús: graba en mi tu nombre, en mi entendimiento, en mi memoria, en mis labios, sobre todo en mi corazón"


Nació en Vinebre, pequeño pueblo de Tarragona en España, el 16 de octubre de 1840. Hijo menor de tres hermanos. Familia de condición media. Su padre quería que se dedicara a los negocios. Su madre quería que fuera sacerdote. El quería ser maestro. Era una familia muy piadosa. En su hogar se vivía con piedad, serenidad, alegría y paz. A los 14 años murió su mamá. Antes de morir le pidió que fuera sacerdote. Quiso seguir sus consejos, pero antes acudió donde la Virgen y puso este asunto en sus manos para que lo guiara. Le dijo: “Quiero ser siempre de Jesús”, Esta fue su primera entrega.
Antes de hacer cualquier cosa decía: “Esto lo quiere Dios, lo quiere Jesús? . Actuaba, conversaba, hablaba y amaba como Jesús. Siempre aceptó la voluntad de Dios.

Fue sacerdote a los 26 años. Decía: “Doy gracias a Dios por mis tres ces: soy cristiano, soy catalán y soy capellán”. En su primera misa dijo: “Tengo el recuerdo de mis dos madres: Maria Inmaculada y mamá Micaela.”

Tenía como modelo a Santa Teresa de Ávila. Fue fundador de la Congregación de la Compañía de Santa Teresa. Siempre decía: “Da gratis lo que has recibido gratis”. Escribió muchísimo para extender la doctrina y el mensaje del amor a Jesús y a la Virgen; libros, revistas, periódicos..

Virtud: La Fe. Era muy atacado por las envidias de otros. Pero nunca los criticó ni perdió la confianza en el Señor. Siempre defendió la verdad y la justicia. Sabía que Dios no lo iba a abandonar.

Su lema: “Callad, orad, esperad”. Siempre esperaba la respuesta de Dios a sus plegarias. Ante los problemas, la oración lo sostenía y le daba fuerzas para callar con paciencia.

Murió santamente el 27 de enero de 1896 en el convento franciscano de Gilet, en Valencia, España. El papa Juan Pablo II lo beatificó en 1979 y catorce años después, en 1993 lo canonizó proclamándolo santo.

Enrique vivió a:

Cristo
El camino espiritual de Enrique deriva de la contemplación de Cristo y de su vocación sacerdotal: ser misionero de su paz y amor. Cristo, para él es el Amigo, es real, comparte diariamente la vida con él. Le impresiona Cristo humilde y manso de corazón. Una mansedumbre que ama al prójimo, que entrega la vida para que tengan vida. Un Cristo obediente al Padre, a su voluntad salvífica. Un Cristo que deja su vida en manos del Padre providente. La honda y viva experiencia del amor de Jesús fundamenta la acción apostólica incansable y ardiente de Enrique.

Teresa de Jesús
El valor fundamental que reconoce en la Santa es su atractivo para acercar personas a Jesús. Se acoge a su intercesión para bien de sus hermanos, los hombres y las mujeres del s.XIX. Reconoce que con el espíritu de oración Dios derramará todos los bienes necesarios para la regeneración social y se convierte en el defensor y propagador del “Cuarto de hora de oración”. Logra que la magnanimidad y la generosidad con Dios de Teresa sean el espíritu de su actuar y asume en sus relaciones personales el talante agradecido de la santa avilesa.

Y se manifestó hombre de :
Talante realista y constructivo
Observa y analiza los acontecimientos sociales, no se lamenta , llega hasta la causa que los origina y busca su solución. Impresiona comparar los informes eclesiales del momento sobre el estado de la Iglesia con las realizaciones de Ossó. Hace precisamente lo que la sociedad necesita: catequesis seria, publicación de revistas y libros católicos, valoración de la mujer, educación de la juventud. No sólo el juicio y la respuesta son de admirar, todavía sorprende más comprobar la eficacia pastoral de sus actuaciones.

Educador
El interés por el crecimiento de la persona, la discreción de espíritus, la visión abierta y esperanzada del niño, el genio práctico y estratégico, la actitud paciente y firme en la relación personal, la claridad de ideas hicieron de él un gran formador.

Quiero conducir a tu presencia, Jesús, a los que me has dado, para que les hables al corazón, les enamores de tu persona y los cautives en tu amor. Son la mayor parte corazones jóvenes, que no pueden vivir sin amar. Descúbreles quién eres, muéstrales tu rostro, suene tu voz en lo más secreto de su espíritu. Viniste al mundo, Jesús, para meter fuego en la tierra de nuestros corazones y no deseas otra cosa sino que ardan en tu amor. Éste es también mi deseo, y por eso te pido, que me des, como a Pablo, el evangelizar a todo el mundo las insondables riquezas de tu amor. Amén. (Adaptación de Viva Jesús, EEO I, pág. 486).

4 comentarios:

H.Isaqui dijo...

Que el Señor os bendiga y os guarde preciosa post, si osparece voy a copiar la cita del Santo en mi Spaces. un abrazo

Alter ego (el otro yo) dijo...

Su vida, su futuro y su destino eterno estaban confiados en el Señor.

El sabía que estaban seguros en el Señor. Creía con todo su ser que su fe sería confirmada el día en que Jesús regresa.
Esta noche entra en mis oraciones.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Gracias Hermana por tu hermosa bendicion. Copia lo que quieras del blog sin problema. Hoy estuve en tu Blog de Imagenes !Que hermoso, me gusto muchisimo!
Un abrazo,
Hasta cada oracion.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Alter ego: A mi me a parecido un vida maravillosa, muy parecida al abandono de Sta. Teresita, ese dejar la vida en su totalidad en manos de Dios. Y lo que mas me mueve, es que son santos contemporáneos, muy cerquita a lo que vivimos hoy en día, por lo tanto !ES POSIBLE! Bueno, a ponernos en sus manos y dejar que el obre!!!!
Un abrazo,
Unidos en la oración.