martes, 8 de enero de 2008

Caminando con Teresa

Una vida entera es corta, y, a veces, muy corta, realmente. ¿Y que sabemos si la nuestra no sera tan corta, como para que se acabe a partir de una hora o momento en que nos determinamos a darnos del todo a Dios?

Seria muy posible, porque no podemos depender de algo que pasa, y de la vida, mucho menos, pues no hay dia seguro.
Podemos estar entre aquellos que aunque muy sumergidos en el mundo tienen un profundo deseo de hacer lo que es justo, y, alguna vez, cada tanto, nos encomendamos al cuidado de nuestro Señor, y consideramos quienes somos.


Rezamos unas pocas veces por mes, aunque nuestras mentes esten ocupadas de mil otros asuntos y negocios, porque estamos tan asidos a ellos, que "A donde esta tu tesoro, alli estara tambien tu corazón".

Necesitamos retirarnos algunas veces, de todos los cuidados y asuntos innecesarios.

2 comentarios:

Padre Oriol dijo...

Y a veces me pregunto... ¿para qué guardarse la vida?...

María dijo...

Hola Carmelitas seglares de Sta Teresa de Ávila.
Soy una ex alumna teresiana de la Argentina, pero estudié de la mano de las Teresianas de Santiago de Chile. Ahí conocí a Sta Teresa y la llevo en mi corazón.
Es una alegría muy grande haberlas encontrado en la Web y pido permiso para poner en mi blog esta página amiga.
Un cariñoso saludo de María.